Fake Herald Tribune: Cartas al director

Si quiere que sus cartas sean publicadas en esta sección, mande un e-mail a fakeheraldtribune@gmail.com.

Friday, October 14, 2005

Ya está aquí el apocalípsis

Esta carta tiene como único objetivo el advertir a los lectores de este diario de que se acerca el día del juicio final. Huracanes, terremotos, asesinatos, tornados, un nuevo disco de Bon Jovi... En nuestro día a día hallamos señales que nos advierten que el final del mundo se acerca, pero parece que los medios de comunicación, el Fake Herald Tribune incluído, se empeñan en obviar la cruda realidad que cada día debemos afrontar. Espero que esto les sirva al menos para abrir los ojos.

Ramón de Mata

Sunday, October 02, 2005

Alonso el olvidado

Me dirijo de nuevo a su publicación para mostrar mi total y absoluto desacuerdo con la falta de atención mediática que se dispensa en su diario y en la prensa en general al piloto asturiano de carreras de fórmula 1 Fernando Alonso. ¿Es que a nadie le interesa que se haya convertido en campeón del mundo?¿Es que en este país hace falta ser futbolista o, peor aún, político, para salir en los medios? Me gustaría aprovechar este espacio y hacer eco de mi propuesta para que, en el caso de que se produzca un huracán en nuestro país, le sea dado el nombre del piloto. De este modo se le concedería la importancia merecida a unos de los personajes más ilustres de nuestro tiempo y se repararía el error cometido durante estos dias.

Luis Ceprián

Saturday, October 01, 2005

El derecho a estar bien informado

Señor:

Soy madrileño y me planteo adquirir una segunda residencia en la que pasar con mi familia las vacaciones y a la que llevar, ocasionalmente, a mis amantes ocasionales.

Dado el elevado precio de la vivienda, espero, naturalmente, que ésta sea mi segunda residencia para el resto de mi vida. Mi solaz veraniego y mi salud sexual dependen, pues, de lo acertado de la inversión.

Es por ello que me dirijo a su diario para pedirles la publicación de algún artículo que ponga los puntos sobre las íes en la cuestión relativa al cambio climático, de la que los ciudadanos estamos tan desinformados.

Para mí es fundamental contar con tal información para decidir el emplazamiento de mi pequeño chalet. ¿Debo, por ejemplo, emplazarlo en la costa mediterránea, o corro un grave riesgo de desertización? ¿Sería mejor Asturias o piensa Ud. –sus asesores científicos- que es probable que, en breve, la Corriente del Golfo acabe atajando hacia Cabo Verde sin tocar el Cantábrico? ¿Me congelaré en Somiedo o, por el contrario, será la única latitud y altitud donde se pueda respirar dentro de unos años a menos de 50 grados? ¿O quizá el sol en esas alturas podría llegar a matarme, cocido como un lechón? ¿Qué riesgos corro en Torrevieja, o en Marbella? ¿Es admisible la posibilidad de un tsunami mediterráneo? ¿Cuál es el riesgo telúrico?

Como verá, para mí es de capital importancia la información que le pido y que, por otra parte, debería estar ya en mi poder si la prensa fuese menos servil con el poder político, y viceversa, y si la endiosada comunidad científica hiciese lo que se espera de ella.

Como siempre dicen los periodistas: reclamo mi derecho a la información.

Suyo a medias,

Hamlet Rodríguez